COMPARTIR
Niños, adolescentes y bebidas energéticas “estimulantes”
Por: La Farmacia de Modesta

- Mamá, quiero un Red Bull.

- ¡Pero como te vas a tomar tu un Red Bull, con lo pequeño que eres!

- ¿Y un Monster?

- ¡Pero si tú no tienes edad, para tomar ese tipo de bebidas!

- Que si mamá, que mis amigos lo toman, se lo llevan en el autobús!

 

Y así es, el consumo de bebidas energéticas “estimulantes” en menores se ha iniciado y aumentado, no quedando reservado para adultos.

 

Repasando un poco para entender y poder actuar mejor, las bebidas energéticas “estimulantes” son bebidas sin alcohol, compuestas básicamente por cafeína, azúcares de distinta velocidad de absorción, y otros ingredientes como aminoácidos (taurina), vitaminas (especialmente del grupo B), minerales (magnesio, potasio), extractos vegetales,  y aditivos alimentarios.

 

Diseñadas para proporcionar al consumidor vitalidad, cuando se necesite actuar ante esfuerzos extras, físicos y mentales, y de su publicidad que te voy a contar…… hasta te da alas!!

 

Estas bebidas no son perjudiciales en si mismas para la salud, siempre y cuando, el consumidor sea un adulto, realice un consumo moderado, se cumplan las advertencias incluidas en su etiquetado, y no existan una patologías como arritmias o hipertensión.

 

bebidas en niños

 

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha recopilado después de un estudio con 52.000 personas de 16 países entre ellos España, las cifras de consumo europeo de estas bebidas energéticas.

 

El trabajo indica, que el grupo más propenso a consumir estas bebidas energéticas, es el grupo de los adolescentes, seguido por los adultos. Una cifra que me alarma, es el consumo de un 18% de los niños entrevistados de edades comprendidas entre los 3 y 10 años, hablando de niños que cursan la Educación infantil, y Educación Primaria!

 

Dado que los datos alarman, la comisión europea ha instado a la EFSA que defina unos niveles de consumo seguros, y que determine las posibles interacciones, con otros componentes.

 

Estas bebidas poseen efectos estimulantes, provocados por su alto contenido cafeína y taurina, y además producen adicción, que incita de nuevo a consumirlas.

 

Un abuso de estas bebidas pueden ocasionar arritmias, alteraciones del ritmo cardiaco. Peligroso en aquellos jóvenes que tengan predisposición genética a la hipertensión, o anomalías leves que en edades jóvenes, todavía no conocen.

 

Cuando el consumo lo realizan los adolescentes, y además lo asocian con alcohol, el riesgo es mayor.

 

La asociación con alcohol (alcohol más vitaminas B1 y B2) hace que los jóvenes no se sientan borrachos, aun tiendo una alta concentración de alcohol en sangre. Esta situación, que al joven en un principio puede parecerle  bien, puede dar lugar a problemas de accidentes de trafico, como afirma Ricardo Mora, fisiólogo del ejercicio y catedrático de la Universidad de Castilla la Mancha en Toledo y a un mayor consumo de alcohol, pudiendo llevar a lesiones hepáticas y cerebrales a veces irreversibles. Además la potente acción diurética de la cafeína y el alcohol puede llevar a una importante deshidratación.

 

Hoy ya se trabaja en medidas disuasorias, así, las autoridades francesas desde el 1 de enero han aprobado un impuesto de 1€ por litro, a las bebidas que contengan al menos 0,22g de cafeína o 0,3g de taurina según información leída en Diario Medico.

 

Desde aquí hago un llamamiento para que España también trabaje en conseguir medidas disuasorias para los niños y jóvenes y más transparencia en los envases, dado que apenas se identifica que no son aptas para menores de 16 años!

 

Por lo pronto, los padres creo que debemos interesarnos por estos productos para poder informar bien a nuestros hijos y poder actuar con los más pequeños, poniendo limites firmes.

 

Como siempre desde aquí voy a trabajar, para ofrecer todo mi apoyo!

 

 

 

Sin comentarios
COMENTARIOS