1. Introduce productos frescos, de temporada y si pueden ser locales.

“Muchos colores en el plato consiguen una dieta más equilibrada”

Hoy, que todos nosotros estamos haciendo un esfuerzo por cuidar nuestro planeta, reciclando, cogiendo transporte publico, cultivando nuestras propias plantas en “huertos urbanos”, el elegir productos locales, es otra forma de cuidar nuestro entorno:

  • Los productos no tienen que cruzar medio mundo para llegar a tu mesa.
  • Los productores locales tienen sus propias semillas que pasan de generación en generación y consiguen que existan variedad de sabores “los tomates no saben todos igual, no tienen todos la misma forma y están súper ricos!
  • Es una forma de poder ayudar a quien esta poniendo esfuerzo y cariño en seguir adelante.

Sigue Leyendo >>